QUERIDO BLOGG


Querido blogg: Quería contarte que acabo de volver a casa de un día completamente agotador… los exámenes, las clases y las tareas de casa…estoy completamente rendida y tengo ganas de irme a dormir. Hoy no he podido evitar acordarme de miles y miles de familias, de muchísima gente en paro, de trabajadores que continúan adelante y de muchísima gente joven que al igual que yo al final de la jornada estén tantos o más cansados que yo sin la certeza de que el esfuerzo de hoy sirva para algo de mañana.

Desde pequeñita, en mi casa siempre me han enseñado que el esfuerzo, la constancia, la perseverancia y sobretodo hacer por y para los demás sin pensar muchas veces en sí mismo era lo correcto. En mi ignorancia infantil, llegué a creer a pesar de llevarme ciertos palos que realmente esto era lo correcto  siempre creí que quien realmente llegaba lejos era la buena gente. Quien compartía, quien era justo, quien se esforzaba y daba todo de sí mismo sin importar de donde o de cómo venía. Sin importar el origen, sin importar los recursos…pensaba que quien realmente valía era quien salía adelante.

 

Feliz ignorancia la mía…podrás perdonarme quizás ¿Quién en su infancia no ha tenido sueños de nubes rosas? Una de las peores cosas de hacerte mayor es darte cuenta que el mundo de ensueño en el que siempre habías creído era una ilusión…

Pero bueno, bien es cierto que la vida nunca ha sido fácil y eso también tenemos que tenerlo en cuenta. ¿Pero esto? ¿Que narices está pasando? Me gustaría que alguien me explicara porqué se permite que gente (políticos) sin estudios gobierne nuestro país cuando hay jóvenes preparadísimos con idiomas que ni siquiera pueden acceder a puestos cualificados. ¿Por qué cobran sus amigos a los que hacen consejeros de consejeros de consejeros cantidades de dinero elevadísimas que mis padres pagan con el sudor de su frente?

 

Una vez y otras muchas en mi infancia se me ocurrió decir una mentira y me encontré con una buena regañina de mis padres: ¡“no se miente”! Tardé un poco en comprender la importancia de decir una mentira. Mientes una vez, mientes otra y al final acabas haciendo una pelota de la que no sabes salir. Y sin salir me quedé yo una semana en mi casa por mentir. ¿Por qué no va a la cárcel el que miente, defrauda y oculta? ¿No es quizás mas grave mentir a un país entero que mentir a mama por no haberte comido el postre? A día de hoy, todavía no me explico el porque yo sufrí un azote que me escoció el culete durante un rato por algo tan tonto y tengo que soportar que me metan embustes cada día los políticos que supuestamente me representan.

 

Recuerdo cuando se sentaban a leer conmigo un cuento por la noche, recuerdo cuando tenía que hacer los cuadernillos de caligrafía durante las vacaciones de verano. ¡Era un fastidio y lo odiaba! No fue hasta más mayor cuando comprendí la importancia que la educación tiene. ¡Y ya lo creo que la tiene! Saber, conocer, descubrir… descubrir los complejos mecanismos en los que se configura el mundo. En mi casa aprendí que el conocimiento era la puerta del progreso. Me acuerdo de las palabras de mis padres en la cabeza “Estudia hija, estudia” es muy importante.

Esa es otras de las cosas que tampoco entiendo ahora. Parece ser que ya no era tan importante eso de estudiar como yo creía. ¿Porqué ya no hay recursos para estudiar? ¿Por qué estudio una carrera universitaria si veo que sólo consiguen algo los que nunca saben de nada y dicen que saben de todo?

 

Otra cosa de la que siempre se hablaba era de la salud, se decía que teníamos el mejor sistema sanitario. Mejor incluso que el de EEUU. Hoy veo que hemos abusado de el, es cierto, quizás deberíamos concienciarnos de su importancia. ¿Pero porqué hay que eliminarlo? ¿Mi salud ya no es importante? Sólo puedo acceder a un médico si tengo mucho dinero, parece ser…Esto no es justo. Vuelvo a preguntarme porqué me hablaban de pequeña de estas cosas que eran tan importantes, cuando realmente no las veo.

 

Es tarde, estoy cansada y necesito dormir para volver a darlo todo mañana ¿para qué? Pues porque quiero demostrar que un cambio es posible. Puedo decir basta y seguir luchando por lo que creo que es justo. Creo que mañana seguiré con esto. Buenas noches.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s