La historia de amor mas corta


Había una vez un hermoso príncipe que le preguntó a una bella Princesa : -¿Te quieres casar conmigo? -Y ella le respondió…: ¡¡¡NO!!! Y el príncipe vivió feliz por muchos años yendo a pescar, a cazar y al bar todos los putos días con sus amigos y tomaba mucha cerveza, vino y cubatas, se ponía hasta las orejas de tapas cuantas veces quería. Jugaba al golf y al mus, comía caviar porque le alcanzaba la pasta para eso y mucho más. Dejaba la ropa tirada en la silla del comedor y follaba con vecinas, amigas y con putas. No tenía que competir con vecinos y amigos por el mejor coche, la mejor casa, el mejor sitio de vacaciones, etc… Y se tiraba pedos a mansalva y meaba salpicando la tapa del water y con la puerta del baño abierta. Cagaba leyendo sin límite de tiempo y cantaba eruptando y se rascaba los güevos a dos manos. Veía páginas guarras en Internet y fútbol todo el fin de semana…y nunca nadie le tocó las pelotas!FIN Que bonito.

Anuncios

España de vergüenza, España querida, España…al final


Venimos desde hace tiempo de una crisis mundial que nos ha dejado huella…evidentemente no hemos afrontado la situación de la misma manera todos los países… Bien por recursos, bien por capacidades, bien por costumbre de los aspectos que hacen alarde de nuestra conducta y que hacen que, aun estando en Europa, seamos considerados países del tercer mundo. Si, estoy hablando de España ( como no). España, tan amada y tan querida. España de Imperios donde el sol no se ponía, España de vergüenza. España de ricos y España de pobres. España de naranjos, de casas blancas, de corrupción en la costa y de desvergüenza en las Cortes.

La historia de este país es una historia bastante fea, caracterizada por el engaño, la conveniencia, la falta de dignidad, la falta de orgullo y honor, de tretas sucias y de vendidos….

Un país donde el mas pillo era quien mas comía y donde la gente honrada nunca ha tenido mucho que llevarse a la andorga. Hemos crecido como un país de analfabetismo absoluto. En un momento, los ricos, sucios y desvergonzados perdieron el poder a manos de los pobres y de los incultos, y desde ese momento los mismos pobres se transformaron en lobos, para someter a los demás pobres, convertirse en ricos y desvergonzadamente ocultar que lo eran bajo la apariencia de algo llamado Comunismo, Socialismo o Facismo.

Otros de esos analfabetos, quizás con un poco mas de dignidad, decidieron llamarse a sí mismos “los nuevos ricos”, aunque eso les sirvió para justificar sus sucios actos estafadores y manipuladores bajo el símbolo de la corrupción, que no olvidemos también utilizan los otros.

¿ Y donde quedamos el resto? El resto somos “nosotros”, encarnados precisamente en lo que denominamos como “ellos”. Y nos regodeamos en la inmundicia, en lo cutre, en lo analfabeto, en lo fácil, en lo indigno, en la suerte del mas pillo y en el que no me pillen. Y de esta manera, hemos creado este país, un país de vergüenza donde nadie sabe pero todos hablan, en donde la razón y la cordura viene representada por colores. Colores chillones y bermejos, para gritarle al mundo lo que somos, lo que seremos y lo que nunca llegaremos a ser como sociedad civilizada y digna de mención.

Ah! España tan querida, España tan odiada, España de amores, España de cuentos, España de trabajadores, España de locos, España seca, España de contrastes, España de fiestas y de pocos días laborables…